Porno sólo para las mujeres

¿Quién no ha sido objeto de burla alguna vez en su vida, tal vez por sus hermanas o compañeros de escuela, por sus deseos de descubrir la sexualidad y sus secretos, sumergiéndose en revistas y vídeos más o menos pornográficos, dentro de los cuales encontrar un mundo de placer lleno de facetas?

El porno, de hecho, durante mucho tiempo fue considerado como un producto destinado exclusivamente para los hombres, con los clichés clásicos de mujeres recatadas y veraces siempre dispuestas a levantar el dedo contra los deseos pecaminosos de los hombres, responsables ante ellos de toda desviación y todo deseo lujurioso. Fueron buenos tiempos, pensarán las feministas más endurecidas, las que se divierten señalando a los hombres por la pasión por el porno: pero hoy todo cambia, porque está naciendo un porno especial, dedicado a las mujeres, que expresa mejor todo el deseo de transgresión femenina, como en el caso de las películas de Erika Lust, que parecen dedicadas a estimular de la mejor manera la fantasía erótica, rompiendo las últimas barreras morales.

Una escena de una película pornográfica de Erika Lust.

El mercado del porno femenino, según las cifras que se pueden encontrar por ahí, no es todavía tan vasto y rico como el tradicional, sin embargo, y aquí radica la verdadera sorpresa, está experimentando un notable crecimiento, teniendo en cuenta que según algunas estadísticas casi el treinta por ciento de los visitantes de los sitios pornográficos son mujeres.

El nuevo porno, claramente femenino, se diferencia por tanto del tradicional en que es capaz de ofrecer al público una sexualidad diferente, que va más allá de los orgasmos clásicos que se simulan en las películas porno comunes, con un papel femenino más activo y decidido, frente a quienes piensan que sólo los hombres están ávidos de transgresión y placer erótico. Veremos cómo el porno evolucionará sólo para las mujeres.